LO LOGRAMOS JUNTOS

lunes, 13 de julio de 2015

Dos caras de la misma moneda

Por Melvin Mañón

Apuntes para la parte política: Todo, hasta ahora, indica que el esfuerzo reeleccionista de la Orquesta Morada no estará centrado en la figura del señor Danilo Medina. Su brincadera de charcos se parece a los chistes de Hipólito Mejía que al principio eran graciosos y después ridículos y contraproducentes.

La expresión bonachona, la cara de “yo no fui”, el discurso que repudiaba la ambición desmedida y el tipo que afirmaba el derecho de otros talentos jóvenes a una oportunidad de optar por la presidencia han quedado atrás, sumergidos en el fango, en la pocilga, entre las patas de los cerdos que hacen la siesta sobre su propia mierda.

El patético discurso donde Medina aceptaba la repostulación no solamente no convenció a nadie sino que, al contrario, persuadió a muchos de que, ni siquiera el primer beneficiario del soborno masivo podía disimular con éxito la magnitud de la atrocidad cometida a plena luz del día; legisladores comprados a razón de 15 millones de pesos por cabeza; comprador y comprados por igual en el mismo estercolero.  Todo tiene su momento y los de la Orquesta Morada ya se percataron. El señor Medina, desaparecida la amenaza de un retorno de Leonel Fernández está ahora, como las papeletas de Lilís, muy devaluado.

El PLD-maquinaria no parece enfocarse en una campaña basada en la persona Danilo Medina lo cual los pondría a competir con la otra persona Luis Abinader. Ninguno de los argumentos que usaron antes contra Hipólito resulta utilizable. El PLD-maquinaria, sin despreciar ninguna oportunidad de descuartizar a Abinader como persona diseña una campaña basada en una agenda escogida por ellos y donde creen tener la ventaja haciendo que las otras personas que compiten contra Medina se hundan en el tema propuesto por el PLD-maquinaria como estrategia y que, a resultas, naufraguen.

En otras palabras. Como Luis Abinader no tiene antecedentes delictivos que imputarle y su candidatura crece de manera sostenida con las deserciones del PRD y el deseo ciudadano de fortalecer una opción con posibilidades de ganar, la estrategia del poder no puede ser destruirlo como persona sino descalificarlo como opción de poder; hacerlo cometer errores, ponerlo a la defensiva, provocarlo para que se contradiga y retarlo procurando empequeñecerlo en caso de que no se atreviera a asumir posiciones y compromisos fundamentales.
Hay muchas maneras de provocar a un candidato para que cometa errores. La más exitosa que ha usado el PLD-maquinaria hasta ahora es el tema haitiano con el cual han dividido el país entre pro y anti-haitianos de manera que, si tú no eres una cosa, entonces eres la otra y en cualquier caso quedas excluido del dialogo y la concertación.

A los que no somos una cosa ni la otra y que vemos la presencia ilegal de haitianos como producto de la negligencia y corrupción de las autoridades dominicanas no se nos toma en cuenta. No existimos porque el tema y su manejo están diseñados con una finalidad de poder.

El tema haitiano ha sido tan exitoso para el PLD-maquinaria porque, manipulado astutamente, pone a la gente a reaccionar emocional no racionalmente. Una fantasmagórica conjura, difundida, atizada y alimentada desde el poder intimida y confunde, arrastra lo peor de cada cual pero logra el objetivo.

Fanatizándolo, posicionándolo y sobrevaluándolo, el tema haitiano, que ya ha dividido al país es, hasta prueba en contrario, el tema escogido por el PLD-maquinaria para que todo el debate, la campaña, el país entero se olvide de la inseguridad ciudadana, los impuestos abusivos, la corrupción rampante, la inflación que nos obliga a gastar más cada mes por los mismos artículos, el empobrecimiento de las clases medias, la desigualdad social que condena los más pobres a la indigencia, el engaño a todos anunciando soluciones que solo existen en el papel y dando por hecho lo que ni siquiera se ha empezado, el soborno del congreso doblemente vil, las sentencias judiciales subastadas, la falta de agua, de luz, de viviendas, de salud, de derechos.

El PLD-maquinaria quiere una campaña alrededor de un tema falso: la soberanía en peligro, para evitar los temas verdaderos del despojo, el desgobierno, el abuso y el estupro.

Si mi enemigo logra ponerme a discutir donde él quiere, el tema que él quiere, en el tiempo que el quiere, en el escenario que él quiere ya ha logrado su primera victoria porque el escogió ese tema basado en un cálculo que le otorgaba ventaja por su control absoluto de los medios de comunicación, del Estado y de todos los juicios, percepciones y prejuicios que yacen en el subconsciente dominicano.

Los candidatos que disfrutan de mayor apoyo y mejores posibilidades de conseguir votos como es el caso de Luis Abinader hoy día deben prepararse, no tanto para ganar las próximas elecciones sino para alcanzar el poder que no es lo mismo.  El PLD está preparado para retener el poder e intentará legitimarlo ganando y comprando más votos en las elecciones. Estamos hablando de dos contendientes que no son iguales y no necesariamente tienen el mismo objetivo. Alcanzar desde la oposición y/o retener desde el gobierno el poder del Estado no es lo mismo que ganar unas elecciones. Hipólito ganó en el 2012 pero no fue presidente. Luchar en forma individual, como candidato o ser parte de una maquinaria con poder y sin ningún escrúpulo plantea y definen una lucha asimétrica y, es imprescindible tener conciencia de esa asimetría para poder superarla.

Entonces, quien intente arrebatarle el poder al PLD necesitará dos estrategias y un objetivo único. La primera, deberá definir cómo librar la batalla política, con cual agenda, con qué discurso y con quienes como protagonistas o candidatos. Esa es una tarea central algunos de cuyos elementos acabamos de ver.


La segunda estrategia debe colocarlo en posición de prevenir el fraude, limitarlo, neutralizarlo y vencerlo puesto que debe asumirlo como una condición inherente al proceso y ya harto demostrado en los antecedentes del PLD-maquinaria. Esta es otra tarea de importancia igual y equivalente a la anterior que estamos por elaborar más adelante. Dos caras de la misma moneda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos que su comentario contribuya al desarrollo de los gobiernos locales .